Hábitos de Escritores Famosos

Los escritores freelance suelen desarrollar su trabajo en forma individual, desde su casa, en horarios que no son necesariamente los convencionales. Aunque en algunos casos, esto puede disminuir la productividad, en otros, por el contrario, permite aflorar la creatividad e incluso encontrar una respuesta a la pregunta de cómo mejorar la calidad de redacción, según demuestran los hábitos de numerosos escritores famosos algo ?extravagantes? que se mencionan a continuación.

Cuántas páginas al día

Algunos redactores pueden tomar como medida de productividad el número de páginas escritas por jornada. Sin embargo, esto no es exacto. Así, por ejemplo, Stephen King, el mago del suspense, autor de innumerables best selleres, como Carrie o El resplandor, afirma que escribe al menos 10 páginas todos los días. Por el contrario, Ernest Hemingway, el premio nobel de literatura 1954, cuyas obras incluyen joyas como El viejo y el mar o Por quién doblan las campanas, no escribía más de 500 palabras diarias. En ambos caso, sin embargo, la constancia era su clave para mejorar.

No hay que estar sentado

Aunque pueda parecerte increíble, no todos los grandes de la literatura contemporánea hacían su trabajo sentados frente a una máquina de escribir. Vladimir Nabokov, el autor de Lolita, lo hacía de pie, y en unas fichas de cartulina sobre las que escribía a mano. Por el contrario, Truman Capote, el extravagante autor de A sangre fría, confesaba que solo podía escribir acostado; y la redacción la efectuaba a lápiz, por lo menos, con los dos primeros borradores de cada obra. En conclusión: encuentra la postura y los medios que te resulten más cómodos.

A qué hora del día

Sobre este aspecto no existe tampoco unanimidad, aunque pudiera parecer que las horas más adecuadas son las primeras de la mañana. Joyce Carol Oates, una de las escritoras estadounidenses más prolíficas de todos los tiempos, con más de 130 obras de diferentes géneros, entre las cuales podemos mencionar la novela Una hermosa doncella, prefiere hacerlo de madrugada, antes del desayuno. En este caso, la recomendación para mejorar tu redacción es clara: escoge las horas del día en las cuales te sientas más creativo y cuando puedas concentrarte sin distracciones.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de “Era un vecchio che pescava …” por L’Isola D’Oro, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/tonnotto/7214794346/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *