Cómo Conocer al Público Objetivo

En el mundo del marketing, saber quiénes serán los potenciales compradores de un producto es fundamental, pues solo adaptándolo a los gustos de estos y “hablando su lenguaje” tendrá posibilidades de venderse con éxito. En otras palabras, ninguna empresa lanza un artículo al mercado sin tener más o menos claro su público objetivo hacia quiénes va dirigido, cuál es su “target”.

En efecto, no basta con que lo que se comercialice sea de excelente calidad, adicionalmente debe cubrir, por un lado, unas necesidades de un sector concreto de la población y, por otro, ser agradable y llamativo a dicho grupo. Se dan casos extremos, incluso, en los que sólo este último aspecto termina definiendo el éxito o el fracaso de una campaña de mercadeo.

En tu caso tus artículos son tu producto en el mejor sentido de la palabra, por lo que deberías tener una idea de quiénes son o serán tus lectores. Así podrás escribirlos de forma que captes mejor su atención y que cubras sus expectativas en cuanto al contenido que buscan y a la forma de presentarlo. Solo así lograrás fidelizarlos y contar con una base sólida de público constante.

Para comenzar

Si estás empezando en un blog propio o de terceros, definir al público foco es algo crítico. Ello implica determinar un espacio geográfico determinado, un grupo de edad e incluso de sexo, su grado de instrucción, etcétera.

El nivel de detalle y de complejidad en las explicaciones también es importante. Si escribes para un blog de tecnología, por ejemplo, debes determinar si lo dirigirás a lectores especializados (técnicos, ejecutivos de empresas del ramo, instructores) o a al público usuario en general, en cuyo caso las explicaciones deberían ser sencillas y sin mucha terminología técnica.

Lo fundamental en todos estos casos es colocarse en el lugar de lector. Si escribes un blog para mujeres embarazadas, por citar algún caso, tendrías que pensar en qué necesitan saber sobre esta etapa y, especialmente, cómo se sienten y cuál es su nivel de susceptibilidad. Asimismo, tendrías que entender que no es lo mismo una madre primeriza que una que ya ha tenido otros partos.

Escribir para una audiencia universal

Si decides ser totalmente abierto, es decir, que el blog esté dirigido a todos los lectores en español, por ejemplo, ten en cuenta que tu trabajo va a ser más exigente. Así, en primer lugar, tendrías que escribir en un lenguaje cien por ciento neutro, sin ningún tipo de localismos, lo cual te requerirá mayor atención.

En segundo lugar, al tener una audiencia universal, también tendrás muchísimos competidores, por lo que tus artículos deberían ofrecer algo adicional a los del montón o nunca alcanzará los primeros lugares de los motores de búsqueda.

Por último, tendrías que utilizar un lenguaje que entendieran todas las edades, sin menciones a los gustos específicos de cada una de ellas. Esto también representa un problema, pues en ese caso el blog puede perder “frescura” o “intimidad”, algo que para muchos Internautas es indispensable.

Enderezar las cargas en el camino

Una vez que el sitio esté en marcha, cuentas con una serie de herramientas para determinar si acertaste al escoger tu audiencia o no. Este último caso puede ser incluso positivo, si resulta que has encontrado un público foco distinto al que originalmente buscabas, pero que igualmente representa una importante fuente de lectores.

Así, recursos como Google Analytics, por ejemplo, te permiten saber no solo el número de visitas por página y de visitantes únicos, sino también su ubicación geográfica y cómo han accedido al blog. Así podrás centrarte en escribir artículos de temática similar a los más populares, o en un lenguaje más enfocado a un país o a un grupo de personas determinado (por edades, gustos, etcétera), o que atiendan las necesidades que esos lectores tratan de satisfacer.

Otra forma de definir tu público foco es a través de la respuesta que tus artículos han tenido en las redes sociales: el número de “me gusta” en Facebook, las veces que es compartido o recibe comentarios; los “retweets” de Twitter o los “pins” de Pinterest, por citar los casos más representativos. En el caso concreto de Twitter, Ad.ly es una excelente herramienta.

Por supuesto, los propios comentarios que los lectores hagan directamente en el blog son importantes, y deberías responderlos amablemente lo más rápido posible. En definitiva, no solo se trata de escribir bien, sino de “leer” y entender a tu propio público.

Un pensamiento en “Cómo Conocer al Público Objetivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *