Cómo Conocer al Público Objetivo

En el mundo del marketing, saber quiénes serán los potenciales compradores de un producto es fundamental, pues solo adaptándolo a los gustos de estos y “hablando su lenguaje” tendrá posibilidades de venderse con éxito. En otras palabras, ninguna empresa lanza un artículo al mercado sin tener más o menos claro su público objetivo hacia quiénes va dirigido, cuál es su “target”.

En efecto, no basta con que lo que se comercialice sea de excelente calidad, adicionalmente debe cubrir, por un lado, unas necesidades de un sector concreto de la población y, por otro, ser agradable y llamativo a dicho grupo. Se dan casos extremos, incluso, en los que sólo este último aspecto termina definiendo el éxito o el fracaso de una campaña de mercadeo.

En tu caso tus artículos son tu producto en el mejor sentido de la palabra, por lo que deberías tener una idea de quiénes son o serán tus lectores. Así podrás escribirlos de forma que captes mejor su atención y que cubras sus expectativas en cuanto al contenido que buscan y a la forma de presentarlo. Solo así lograrás fidelizarlos y contar con una base sólida de público constante.

Para comenzar

Si estás empezando en un blog propio o de terceros, definir al público foco es algo crítico. Ello implica determinar un espacio geográfico determinado, un grupo de edad e incluso de sexo, su grado de instrucción, etcétera.

El nivel de detalle y de complejidad en las explicaciones también es importante. Si escribes para un blog de tecnología, por ejemplo, debes determinar si lo dirigirás a lectores especializados (técnicos, ejecutivos de empresas del ramo, instructores) o a al público usuario en general, en cuyo caso las explicaciones deberían ser sencillas y sin mucha terminología técnica.

Lo fundamental en todos estos casos es colocarse en el lugar de lector. Si escribes un blog para mujeres embarazadas, por citar algún caso, tendrías que pensar en qué necesitan saber sobre esta etapa y, especialmente, cómo se sienten y cuál es su nivel de susceptibilidad. Asimismo, tendrías que entender que no es lo mismo una madre primeriza que una que ya ha tenido otros partos.

Escribir para una audiencia universal

Si decides ser totalmente abierto, es decir, que el blog esté dirigido a todos los lectores en español, por ejemplo, ten en cuenta que tu trabajo va a ser más exigente. Así, en primer lugar, tendrías que escribir en un lenguaje cien por ciento neutro, sin ningún tipo de localismos, lo cual te requerirá mayor atención.

En segundo lugar, al tener una audiencia universal, también tendrás muchísimos competidores, por lo que tus artículos deberían ofrecer algo adicional a los del montón o nunca alcanzará los primeros lugares de los motores de búsqueda.

Por último, tendrías que utilizar un lenguaje que entendieran todas las edades, sin menciones a los gustos específicos de cada una de ellas. Esto también representa un problema, pues en ese caso el blog puede perder “frescura” o “intimidad”, algo que para muchos Internautas es indispensable.

Enderezar las cargas en el camino

Una vez que el sitio esté en marcha, cuentas con una serie de herramientas para determinar si acertaste al escoger tu audiencia o no. Este último caso puede ser incluso positivo, si resulta que has encontrado un público foco distinto al que originalmente buscabas, pero que igualmente representa una importante fuente de lectores.

Así, recursos como Google Analytics, por ejemplo, te permiten saber no solo el número de visitas por página y de visitantes únicos, sino también su ubicación geográfica y cómo han accedido al blog. Así podrás centrarte en escribir artículos de temática similar a los más populares, o en un lenguaje más enfocado a un país o a un grupo de personas determinado (por edades, gustos, etcétera), o que atiendan las necesidades que esos lectores tratan de satisfacer.

Otra forma de definir tu público foco es a través de la respuesta que tus artículos han tenido en las redes sociales: el número de “me gusta” en Facebook, las veces que es compartido o recibe comentarios; los “retweets” de Twitter o los “pins” de Pinterest, por citar los casos más representativos. En el caso concreto de Twitter, Ad.ly es una excelente herramienta.

Por supuesto, los propios comentarios que los lectores hagan directamente en el blog son importantes, y deberías responderlos amablemente lo más rápido posible. En definitiva, no solo se trata de escribir bien, sino de “leer” y entender a tu propio público.

El Contenido Tendencia Para la Web: Artículos Multimedia

Si te has especializado en redactar contenidos para la web, seguramente tendrás la tendencia a pensar que la calidad de lo que escribes, tanto en términos de una redacción clara, como en cuanto a la utilidad de la información que suministras, son suficientes para captar la atención de los lectores online. Si bien esto podía ser cierto hace unos años, en estos días embeber contenido multimedia resulta imprescindible para mantenerse en el tope, por los motivos que se explican a continuación.

El Contenido Tendencia Para la Web: Artículos Multimedia

El Contenido Tendencia Para la Web: Artículos Multimedia

Un poco de historia reciente

Cuando en 1995 Yahoo inauguró su buscador (Google no aparecería hasta un par de años después) y Microsoft presentó su Internet Explorer, los ordenadores no poseían ni de lejos la rapidez ni la memoria con las que cuentan hoy en día. Por ese motivo, tenía sentido que la presentación de contenidos a través de Internet se basara fundamentalmente en textos escritos. De hecho, un buen redactor era la estrella en esos años y las fotos eran un agregado casi simplemente estético.

La aparición de Facebook en 2004, Youtube en 2005 y Twitter en 2006, dio origen a las redes sociales como protagonistas en Internet, y compartir contenidos se convirtió en una constante. La portabilidad que trajeron consigo los smartphones y las tablets a partir de 2010 aceleró este hábito de los internautas hasta convertirlo en la práctica más usual.

En otras palabras, compartir contenidos -más que buscarlos- es lo que mueve la web. Y las personas prefieren compartir imágenes, vídeos y similares en lugar de simplemente texto, por más interesante que este sea. No prestar atención a este aspecto puede hacer que los sitios web para los que escribas luzcan anticuados y desfasados.

Una imagen vale más que mil palabras

Este lugar común se ha convertido -en el mundo de la súper-velocidad y los dispositivos móviles de la web- en una verdad incontestable. Pero es que hay incluso razones físicas para justificarlo: los seres humanos procesan una imagen 60.000 veces más rápido que un texto escrito. A su vez, el color y el movimiento llaman mucho más la atención que las letras en negro sobre un fondo blanco. Así que resulta lógico que trates de incorporar contenidos multimedia a tus artículos.

Algo más que estética

Pero incluir imágenes, vídeos y otros archivos similares tiene efectos adicionales, que van más allá de captar la atención del lector. Así, no sólo mejora la posibilidad de que tus contenidos circulen por las redes sociales, sino que también aumenta tu presencia en los buscadores. Los títulos y textos que coloques en dichos archivos van a ser tomados en cuenta por Google o Yahoo a la hora de posicionarte o no en los primeros lugares de resultados. Sí, las “search engines” también se han sumado a la moda multimedia.

Por último, piensa en que agregar contenido de este tipo a tus artículos puede hacer más interesante y motivador tu trabajo, asumiendo tareas nuevas y saliendo un poco de la rutina.

Qué embeber

La primera opción es, por supuesto, imágenes. Aún cuando seguramente ya es algo que estás haciendo con frecuencia, ten presente que no cualquier foto es suficiente. Busca las más llamativas e interesantes y, sobre todo, que posean buena calidad y gran tamaño, si deseas que sean compartidas (en este caso, otro lugar común: el tamaño sí importa). Si las tomas de alguna red social como Pinterest o Instagam, pues mucho mejor.

Las infografías, ya sean propias o tomadas legalmente de otras fuentes, han ido adquiriendo una gran popularidad. Son una manera de presentar gráficamente las ideas, con mayor impacto que simplemente en texto.

En segundo lugar, los videos puedes también hacerlos tú mismo, sin necesidad de que sean de calidad profesional, o tomarlos de redes sociales especializadas en este medio (léase, YouTube, por ejemplo).

Curiosamente, los tuits también han demostrado ser un contenido “compartible” muy apetecido. Tanto aquellos muy ingeniosos, como los que adjuntan fotos o enlaces interesantes, suelen llamar la atención y promover la difusión de tu artículo.

 

Cómo embeber

Lo mejor de todo es que para incluir contenidos multimedia en tus artículos no hace falta saber de programación ni de lenguaje HTML. Por un lado, las redes sociales te indican qué texto copiar e insertar en tu blog para que aparezca la imagen o el video escogido, y las plataformas de redacción de blogs permiten “incrustarlo” mediante el comando “embed”, de forma muy sencilla.

20 Tips de Escritura Creativa

Escribir es una forma de usar el lenguaje y una manera de realizar acciones para alcanzar propósitos. La escritura creativa gira alrededor de la palabra y, por lo tanto, la mejor forma de aprender a escribir es escribiendo: porque la escritura es un proceso que comienza con la imaginación y se consolida con la experiencia.

20 Tips de Escritura Creativa

20 Tips de Escritura Creativa

Redacción creativa, persuasiva o publicitaria son algunos de los nombres que recibe la escritura creativa: una forma original y efectiva de ponerles palabras a los conceptos e ideas. A continuación compartimos consejos y prácticas que tienen origen en la tarea cotidiana de todo redactor que juega con el lenguaje y hace estallar las ideas en una lluvia de palabras.

1. No confundir concepto e idea

A veces se te mezclan las definiciones, pero que quede claro: el concepto es el qué y la idea el cómo. El concepto de algo hace referencia al mensaje (qué decir). La idea refiere a cómo decir el mensaje o cómo comunicar el concepto (cómo decirlo). Para saber cómo decirlo, primero debemos tener en claro qué decir.

2. Conocer a la audiencia

Para que un mensaje interpele a su destinatario es importante saber a quién le estamos hablando. Conócele: características etnográficas y demográficas, sus prácticas culturales y sus hábitos de consumo, por ejemplo. Conocer al público es pensar en su vida cotidiana.

3. Localizar

A veces los idiomas no son suficientes para localizar un contenido mediante traducción o adaptación. Latinoamericano e  hispanoamericano pueden parecer sinónimos, pero no es lo mismo hablarles a los hispanos de América Latina que a los hispanos que viven en Estados Unidos o a todos juntos. Tampoco es lo mismo hablarles a los habitantes de una capital de país que a quienes viven en otra ciudad más pequeña.

4. Contextualizar

No des por sentado, pon en contexto los datos y las fechas, da referencias explícitas cuando sea necesario.

5. Historizar

Coloca lo que estás contando en una línea de tiempo: no es lo mismo hablar de seguridad aeroportuaria antes y después del  ataque a las Torres gemelas, por ejemplo.

6. Emocionar

Conecta el mensaje con las emociones de un pueblo: los deportes, la patria, la comida, el folclore y las culturas populares. Interpela sus sentimientos.

7. Si es breve, dos veces bueno

Sé breve. Los mensajes, cuando sea necesario, deben ser concisos. Deben funcionar como un golpe en el ojo: directos, por sorpresa y dejarte preguntando “¿qué sucedió?”

8. Leer, leer y leer

La lectura alimenta el alma y la escritura (como todo arte) es un acto generoso de entrega. Y para escribir maravilloso debes hacerlo con toda la pasión desde lo profundo de tu alma. Por eso más te vale que tengas bien alimentado a tu interior si no quieres quedarte sin palabras.

9. Escribir, escribir y escribir

Además de ser un arte, la escritura es un oficio. Y como todo oficio se aprende y mejora con la práctica. Pero cuidado, como es un  ejercicio hay que respetar tiempos y tener paciencia. Como cuando comienzas a correr, de a poco, a tu ritmo y escuchando a tu cuerpo: oye lo que tiene para contarte. Toma notas diarias, pensamientos, usa las redes sociales, alimenta tu blog.

10. Equivocarse y compartir

Anímate a equivocarte para aprender. El ensayo y error forma parte de toda práctica. Además, no dudes y comparte tus textos: es un acto generoso que te ayudará a recibir feedback para crecer, encontrar aliados o darte cuenta de que lo que creías que para ti era fantástico, en realidad era bastante aburrido para los demás.

11. Ten miedo

No solo el coraje, la alegría, o estar enamorado sirven y motivan a escribir. El miedo, como toda emoción es un motor de escritura. Disfruta y aprovecha tus momentos tristes, de desamor, de miedo para producir textos que comuniquen esas emociones.

12.  Tiempo y paciencia

Date tiempo para escribir. Elige y planifica, por ejemplo, una tarde a la semana para “entrenar” tu escritura dedicándote tiempo para la ficción, la poesía o para revisar tus textos del trabajo, parafrasearlos o reelaborarlos. Y ten paciencia, con entrenamiento constante verás resultados, por eso aprende a disfrutar del proceso.

13. Imaginación

No la tuya, la de tu público. Está claro que para escribir necesitas imaginación. Piensa y revisa los imaginarios de tus destinatarios para producir mensajes. Deja de lado los tuyos, critica los estereotipos y ve más allá: anímate a la controversia estimulando la imaginación de la audiencia.

14. Respetar al público, dejarlo pensar

En el mundo de hoy las respuestas abundan y las buenas preguntas escasean. Por eso dale a tu público lugar a que piense y déjalo pensar. No entregues las conclusiones, haz buenas preguntas.

15. Palabras claves, títulos y subtítulos

Esto forma parte de un texto bien editado que piensa en sus destinatarios. Usa herramientas como Google trends para saber qué y cómo busca tu público. Usa los subtítulos para resumir ideas y para recuperar el concepto del título.

16. Juega

Las actividades lúdicas estimulan la creatividad. Así que por favor, ten al lado de tu ordenador un juguete y haz pausas mientras escribes para alimentar a tu corazón jugando como niño.

17. Estimularnos

Asiste a actividades de ocio como el teatro o cine, pero no como un espectador más, sino con la mirada crítica de un trabajador del lenguaje.

18. Escritura colaborativa

Busca un compañero o amigo con quien “hacer terapia” de redacción: escriban ficción o poesías, relatos breves o un sencillo intercambio de emails contando historias o con revisiones de sus producciones escritas para el trabajo.

19. La inspiración, un mito

A la inspiración hay que ponerle ganas y mucha voluntad. No esperes a que de modo mágico las ideas lleguen, ejercítate, juega y cuenta tus experiencias cotidianas agregándoles valor, narrándolas de otra forma.

20. Respeta las reglas

No es lo mismo decir “Se busca redactor, inútil presentarse sin referencias” que “Se busca redactor inútil, presentarse sin referencias”.

Por eso, para escribir en Internet entrena tu ortografía y sintaxis, estudia gramática: para romper las reglas, es necesario conocerlas.

Cómo Hacer Títulos y Call to action Efectivos

Los títulos de las entradas de un blog, al igual que los call to action, serán los elementos primordiales que capten la atención del público y conviertan a los lectores en clientes potenciales o en suscriptores.

at call to action

 

La importancia de un buen título

Un título es siempre la primera impresión que el lector se lleva al ver el blog. Como tal, será el elemento que condicionará la decisión de ingresar en la entrada o pasarla por alto y salir del sitio. Por tanto, para atraer al lector, es importante que el título genere intriga y pueda ser difundido para lograr que más personas lean el blog.

Además, es fundamental que en algunos casos incluyas palabras tales como “completo”, “último”, “definitivo” o “esencial”. Estos términos captan la atención de los lectores y los seducen, garantizándote que van a cliquear para informarse. Otra forma de atraer al lector es crear títulos con listas. Por ejemplo: “10 consejos para ser el mejor bloguero”.

También debes tener en cuenta que el titulo sirve para describir brevemente la información que el artículo contiene. Por ello, es importante que tenga una palabra clave que pueda aparecer en los motores de búsqueda cuando un usuario busque cierta información.

Consejos para lograr títulos atractivos

1.     Usa fórmulas

Muchos blogs populares usan fórmulas probadas para crear títulos efectivos. Los sitios Digg y Menéame, permiten ver las entradas de cada blog que más visitas ha tenido. Puedes tomar como referencia esos títulos para adaptar los tuyos y así lograr una mayor audiencia para tu blog.

2.     Busca inspiración

Visualiza los títulos de otros blogs e inspírate para crear los tuyos, pero nunca los copies. Lo importante es que te diferencies de la competencia con originalidad.

3.     Enfócate en un problema

Dile al lector cuál es el problema que sabes resolver sin vender el contenido del texto en el título. Por ejemplo: “Te contamos cómo tener un Smartphone sin gastar un centavo”. De esa manera, la persona que tenga ese problema querrá hacer clic para averiguar la solución.

4.     Sé controvertido

Usa títulos graciosos o polémicos para captar la atención del lector y lograr que lea el resto de la entrada.

5.     Haz títulos cortos

Elimina las palabras que excedan de un titular y trata de que no supere los 110 caracteres para que pueda compartirse en las redes sociales sin dificultad.

Ejemplo: Sigue estos 10 pasos fundamentales para que le puedas sacar partido a tu planificación de comunicación digital y marketing

Título optimizado: 10 claves para sacarle partido a tu plan de comunicación digital y marketing

6.     Utiliza preguntas

Esto llevará al lector a pensar en una respuesta y lo hará leerá el resto del artículo si le interesa. Por ejemplo: ¿Eres principiante en marketing? Sigue estos consejos.

¿Qué es un call to action?

Un CTA (Call to action) es simplemente un elemento que se coloca en un sitio web para llevar al lector a realizar una acción determinada. Puede tratarse de hacer clic en un enlace, un icono de chat, un botón de descarga o inscribirse en algún seminario, asistir a un evento u obtener un cupón. En pocas palabras, sirve para convencer al lector de que debe comprar o realizar una determinada acción en ese preciso momento.

Por ejemplo, cuando se realiza una campaña por correo electrónico, el destinatario puede ignorarla. La importancia de incluir un CTA en casos como este es que incitará al lector a hacer clic y ver nuestro anuncio o leer la información entregada.

Sugerencias para lograr un CTA efectivo

1. Ser breve

Es fundamental que el call to action sea breve para ser efectivo y visible para que los usuarios acuden a él.

2. Buen lenguaje

Usa un vocabulario que sea claro y conciso para que el lector sepa por qué debe hacer clic en el CTA y qué es lo que va a obtener a cambio. Usa verbos que denoten acción, como por ejemplo: “Prueba gratis”, “Obtenga”, “Ya”, “Ahora”. De esa forma, el lector sabrá lo que va a conseguir si hace clic allí. Por otro lado, descarta el “Suscríbete ya al newsletter” o “Deje sus datos que nos comunicamos con usted a la brevedad” porque los usuarios detestan eso.

3. Beneficios para el usuario

Al redactar un call to action es fundamental que dejes en claro los beneficios que obtendrá, evitando el famoso compre ahora o compre ya y sustituyéndolo por una frase más ganadora como “Disfruta de los beneficios”, puesto que nadie quiere ver videos o comprar cosas, sino enterarse y disfrutar de exclusividades.

¿Te ha servido esta información para crear títulos y call to action efectivos? Deja tu comentario.

Cómo Convertir Infografías en Artículos

IMAG2624_EDIT_390px alto

En la actualidad existen cientos de recursos para obtener información fiable a través de Internet al momento de redactar un artículo sobre un tema determinado. Uno de ellos son las infografías, en las que mediante gráficos y esquemas, se muestra de manera simple y clara el contenido. En estas fuentes de información los temas son desarrollados de manera muy puntual.

¿Para qué sirve una infografía?

Una infografía sirve para explicar o comprender un tema complejo. En muchos casos, se las emplea para presentarle al lector temas que de otra forma no podrían tratarse debido a su complejidad.

Para que una infografía sea leída correctamente y transformada en un artículo, deberá contener una o varias imágenes, pequeñas porciones de texto explicativo que faciliten su comprensión y gráficos que indiquen el flujo de la información.

Si bien la lectura e interpretación de los datos para realizar un artículo dependerá de la información dada por quien la realizó, en función de los elementos que la componen, se distinguen cuatro tipos:

– Infografías de gráficos separados: el texto está completamente aislado de las imágenes, por lo que al observarlas quedarán claros los datos que se necesita conocer sin necesidad de ver todo el conjunto.

– Infografías de gráfico integrado: el texto y las imágenes deben interpretarse en forma conjunta.  

– Infografías de gráficos radiales: la imagen aparece en la parte central y a su alrededor se concentran pequeños fragmentos de texto que la explican.

– Infografías de gráfico en serie: tienen un comienzo y un final ordenados en forma lineal para que el receptor pueda interpretarlas correctamente. 

 

Fuente video: Montenegroagencia Disponible en: http://www.youtube.com/watch?v=Mr2D8UtaHEs

Cómo interpretar una infografía

Al escribir un artículo, uno de los objetivos principales es conseguir las mejores fuentes de información para lograr que sea creíble. En este sentido, las infografías te permitirán, como redactor, usar una gran cantidad de datos que se encuentran perfectamente resumidos. Para ello, es necesario saber “leer” cada una de sus partes correctamente a fin de que de esta manera logres sacar el mayor provecho posible y así poder redactar tu artículo.   

Toda infografía contará con un titular que te informará de su contenido de manera resumida, con una fuente que te permitirá investigar de dónde proviene la información, y también con pequeñas porciones de texto escrito que ilustrarán su idea central. La simbología, o gráficos utilizados, son otros puntos importante que tener en cuenta, pues representan por medio de datos numéricos y de líneas la relación entre sus partes. Todos estos elementos te servirán para obtener información importante y muy puntual para incorporar a tu artículo. 

En algunas infografías también encontrarás tablas o cuadros que te servirán para comparar datos cruzados de manera más simple y así obtener un resumen de la información que luego podrás plasmar en tu artículo. Por último, otra de las partes importantes de toda infografía son los diagramas en los cuales se muestra el flujo de la información que te será muy útil para entender cómo se desarrolló un suceso o cómo funciona un elemento. Es muy importante que le prestes atención a todo esto, pues es probable que te sirva para exponer tu idea de manera mucho más clara y concisa.

Cómo leer un gráfico correctamente

En las infografías es común encontrar diferentes tipos de gráficos con datos y estadísticas que pueden ser circulares llamados también de torta o de barras entre otros. En el caso de los gráficos de torta, cada uno de los sectores representa el porcentaje que dicho dato tiene en función de la información general. Para leerlo de manera correcta, deberás ver las diferentes secciones y comparar el grupo de datos expuesto allí que puede tratarse tanto de números como también de porcentajes.

Los gráficos de barra son muy similares, pues muestran los datos en columnas de diferentes alturas. Para interpretarlos necesitarás observar la información tomando como eje principal las líneas horizontales y prestar atención al tamaño de cada una de las barras para compararlas entre si y sacar tus propias conclusiones.

El saber leer cada uno de estos gráficos te ayudará a obtener información relevante que puede ser muy útil al momento de plasmarla en el texto.

Fuente de la imagen: http://recursosweb2.blogia.com/upload/20120511231016-info2.0.jpg

La interpretación correcta del conjunto de las imágenes, los gráficos, las fuentes y los textos hará posible el desarrollo de un artículo claro en el cual, como redactor, podrás exponer la realidad de todo aquello sobre lo que deseas escribir.

Dónde encontrar infografías en la red

Si bien actualmente es sencillo encontrar infografías en las cuales basar tus artículos, hay sitios en la red en los que diferentes usuarios suben sus gráficos sobre temas específicos.

Sitios como Flowing Data, Visual.ly y Daily Infographic te darán las herramientas necesarias para basar tu texto en una infografía, interpretar sus gráficos y transformarlos en un artículo. Si decides utilizar estas fuentes como parte de tu artículo, asegúrate de contrastar la información para evitar transmitir datos erróneos.

Aspectos importantes a tener en cuenta

Al analizar o tomar una infografía como fuente para un artículo, se deberá comprobar previamente cuáles fueron las fuentes que se emplearon para verificar y validar las mismas y que estas sean las primarias. En el caso de estudios o encuestas, los datos deberán ser relevantes pues en general es muy común que las muestras sean obtenidas sin método y que estas carezcan de validez.

Antes de utilizar los datos de cualquier infografía, es necesario que chequees que todos los datos plasmados allí sean reales o que estén interpretados en forma correcta por el autor de la misma. Siempre se deben descartar aquellas infografías que carezcan de fuentes certificadas.

¿Utilizas infografías para desarrollar tus artículos? ¿Te ha interesado la interpretación que se le puede dar a tan valiosa información?¿Piensas que esta forma de interpretación de datos sustituirá la redacción tradicional de artículos? Deja tu opinión en los comentarios.

Cómo Convertir una Gacetilla de Prensa en Información de Valor para tu Audiencia

Aun cuando una gacetilla de prensa suele contener suficientes datos (o, al menos, los básicos), ésta puede ser un punto de partida para escribir un contenido más completo, que aporte información novedosa y de valor para tu audiencia, gracias al esfuerzo y experiencia de un reportero minucioso. El secreto está en saber aprovechar este recurso adecuadamente.

IMAG2620_BURST002_EDITED_640px ancho

Transcribir o ampliar, he allí el dilema

A una sala de redacción llegan diariamente decenas de gacetillas emitidas por empresas privadas, órganos del Estado, ONGs, etc, con extensiones, estilos e intenciones diferentes, pero que generalmente persiguen promocionar sus productos o actividades. Es la decisión del redactor y su editor, optar por transcribirla tal cual o iniciar una investigación más exhaustiva que derive en un artículo de primera plana.

Si eres un bloguero independiente, esa decisión es personal. Pero si redactas información para una empresa de marketing de contenidos o para un periódico, lo recomendable es consultar cuál es su norma en cuanto a la utilización de las gacetillas de prensa y también con respecto a reconocer la autoría de la misma. Incluso, si no estás de acuerdo, puedes aportar tu criterio.

Plagio o difusión

Sobre la discusión recurrente de si transcribir literalmente una nota prensa es plagio o no, la opinión está dividida entre quienes consideran que sí lo es (como cualquier copia) y entre quienes afirman que no, dado que precisamente el objetivo de la empresa es que se difunda lo más extensamente posible.

De cualquier forma, al modificar la información original, aportándole nuevos datos y mejorando su redacción no hay duda de que no estás plagiando. No obstante, es aconsejable que si utilizas algún párrafo textualmente, lo coloques entre comillas. Asimismo, siempre que utilices como fuente una gacetilla, ya sea que copies o la complementes, lo ético es hacer mención del origen.

No todo lo que brilla es oro

A su vez, cuando estás frente a una gacetilla de prensa debes discernir si en ésta hay realmente una noticia o si es sólo parte de una estrategia de su emisor para obtener visibilidad en los medios. Lo ideal es el primer caso, pues con un aporte adicional de tu parte puedes hacer llegar a tu audiencia una información de valor. En el segundo, deberás comunicarte con un vocero de la empresa para darle la oportunidad de explicar con más exactitud la razón concreta de la gacetilla y, posteriormente, ofrecer una visión más completa que la que probablemente dará tu competencia.

Después de revisar concienzudamente la información primaria y determinar que ésta conlleva un hecho noticioso relevante para nuestro público, es el momento de actuar con rapidez para que tu artículo aparezca antes que en otros medios. Mientras más pronto lo publiques, más lo leerán.

Tu aporte marca la diferencia

La calidad del texto final es ya independiente de la gacetilla de prensa y estará relacionada con los datos adicionales que has aportado a la historia para convertirla en un artículo: antecedentes, entorno, competencia, fuentes adicionales que consultes y, sobretodo, es importante la agudeza que tengas para detectar esa información que el emisor obvia intencionalmente y que puede ser lo que despierte más interés en tus lectores; todo ello le aporta credibilidad y valor a tu artículo y te diferencia del resto que se limitó a copiar textualmente.

Este plus que agregas a una gacetilla de prensa es mayor y más acertado cuanto más conozcas la fuente o sector sobre el cual escribes. El conocimiento, la experiencia y tus habilidades como reportero te darán la medida del alcance y la repercusión que tendrá la noticia contextualizada contenida en tu artículo.

Las gacetillas de prensa son, la mayoría de las veces, esquemáticas. Pero enriquecer su contenido con más información no significa necesariamente que debas añadir una lista de fechas, características o eventos. Date gusto integrando tu opinión sobre los hechos con un lenguaje cercano que produzca más ?engagement? en los lectores.

En conclusión, para publicar un artículo en un medio, que agregue valor y lo distinga de la competencia, no basta con transcribir una gacetilla, hace falta agregarle datos adicionales y adaptarla tanto al contexto de la noticia como a las necesidades y gustos del público concreto a quien va dirigido el medio.

Si Mahoma no va a la montaña

En otro contexto, ten presente que aunque las gacetillas suelen ser distribuidas por sus emisores con cierta amplitud, no siempre vas a estar en sus listas de distribución. Afortunadamente, la mayoría de ellos tienen un apartado en su página web donde las publican. Asegúrate de revisarlas periódicamente para mantenerte actualizado. Incluso puedes revisar informaciones anteriores y detectar inconsistencias capaces de generar nuevos elementos para tu artículo.
Otro recurso para encontrarlas por Internet es PR Newswire, que además te permite una búsqueda por negocios o nichos. Se trata de un servicio por suscripción para descargar la mayoría de las gacetillas de prensa que se emiten en cualquier sector. Posee un apartado específico en español para España y Latinoamérica. Puedes suscribirte, por último, a los Feeds (RSS) de las salas de prensa.

 

Es igualmente conveniente mantener un archivo de gacetillas, ya sea para producir un informe especial (un reporte) o para complementarlas con información posterior -de cualquier otra fuente- que agregue valor contextual.